Ergonomía

ergonomia apoyapies y brazos

Apoya pies y brazos

 

El conjunto de silla y mesa de oficina se ha de entender como si fuese un mueble único donde la persona tiene que buscar acomodo.

Es verdad que la silla tiene algunas posibilidades de adaptación, pero como la mesa es de talla única e invariable, las posibilidades de acomodación de la silla se reducen drásticamente. Esta aportación se irá explicando a lo largo de este texto.

 

COMO SE ESTÁ BIEN SENTADO SIN RIESGOS PARA LA COLUMNA?

 

Según nos dicen los ergónomos, y que vemos dentro de la reordenación de la postura, la posición de asiento en la que el usuario no se daña el sistema locomotor, es cuando se cumplen las siguientes condiciones:

  • Entre las piernas y el tórax debe de haber un ángulo igual o ligeramente menor a 90º.
  • La espalda debe llegar al respaldo sin tener que aumentar la curva dorsal.
  • Los pies deben de tener una base de apoyo que permita plena movilidad sin perder la postura correcta.
  • El ángulo entre el brazo y el antebrazo tiene que tener 90º. El antebrazo y el codo deben estar bien apoyados sobre una superficie que respete su anatomía y permita la libertad de movimiento. De esta manera garantizamos que haya menos tensión en los hombros y en las cervicales

 

  • Esta forma correcta de asiento, solo la pueden lograr las personas de talla media. Aquellas que tienen una estatura entre 1.77 y 1.87 cm. Para el resto, más altas o más pequeñas, es imposible sentarse correctamente. Esto implica que se adopten posiciones posturalmente incorrectas durante la jornada laboral. Cuando esto sucede todos los días, existe la posibilidad de sufrir daños, a veces graves, en la columna y en los hombros sobre todo .Nuestros adaptadores de brazos mejoran la situación de las personas de también de las personas que están entre 1.77 y 1.87
ergonomia pamplona

PERFIL DE LOS USUARIOS

Todas aquellas menores de 1,75 cm. que quieran estar bien sentadas, dentro de los marcos estándares de una silla y mesa de oficina, o aquellas que necesiten elevar el asiento para apoyar los brazos en el apoyabrazos.

Este apoya pies tiene tres posibilidades de altura, en general se puede decir, que para respetar la estabilidad de la columna lumbar, las personas de menor estatura deben elevar el apoya pies al máximo.

  • Las personas de 1,65 cm o menos deben elevar al máximo la altura según se indica en las instrucciones de la página de montaje. No obstante, hay veces que, personas bajas, tienen para su estatura una pierna más larga, en ese caso, tal vez podrán elegir una altura media del apoya pies.
  • Las personas que van de 1,65 cm a 1,75 cm elegirán probablemente la altura media, salvo que por ejemplo tengan las piernas cortas. En este caso debieran colocar el apoya pies en su altura máxima.
  • Las personas mayores de 1,75 cm elegirán la altura mínima.

NOTA: Aunque en teoría no debiera ser así, muchas personas de 1,80/1,82 cm, afirman estar mejor sentadas y su columna lumbar más relajada, cuando se sientan con la altura mínima del

apoyapies educacion postural pamplona

El apoyapiés está recomendado para todas las personas menores de 1.73 cm y / o que tengan molestias lumbares.

A menudo, si también desea usar el apoyabrazos, porque quiere preservar el cuidado de los hombros y el cuello, es necesario adquirir el apoyapié, ya que para mantener el ángulo de 90º entre brazos y antebrazos, suele ser necesario elevar el asiento. Esto, a su vez, impide apoyar los pies en el suelo, y por lo tanto el ángulo entre las piernas y cuerpo no sería 90º.

posturas erroneas sentado

Posturas Erróneas relacionadas con la posición de las piernas

 

Las posturas que se adoptan, habitualmente, cuando la persona no puede llegar con los pies al suelo, ni con la espalda al respaldo suelen ser las siguientes:

  1. Sentarse en el borde de la silla.
  • Conlleva un aumento de la lordosis lumbar, debido a la tracción anterior que ejerce el psoas, en cuanto las piernas se abren a un ángulo mayor de 90º.

La tensión que esto genere estará en función del grado de elasticidad del usuario.

  • Es normal ver a las personas que se sientan en esta postura como colocan los pies sobre las ruedas. Esta adaptación postural reduce la tensión, que podría ejercer el psoas, preservando de esta forma la estabilidad lumbar.

 

  1. Adelantar la pelvis para llegar con los pies al suelo y llevar la espalda hacia atrás para apoyarla en el respaldo.

Estas son las incorrecciones posturales que se generan en esta postura:

  • Las lumbares se adelantan, aumentando su curva lordótica. Esto, en si mismo, ya puede generar un daño lumbar.
  • El peso recae sobre el sacro. Lo que implica que sea en la columna sobre la que recae la tensión, forzando a la columna a una tarea de sostenimiento, para la que no está preparada. El peso, al estar sentados, debiera recaer sobre los isquiones.
  • Las dorsales se disponen hacia atrás, aumentando la cifosis. El mantenimiento de esta postura de forma reiterada daña la espalda y puede derivar en la aparición de la denominada “chepa”, que afea la postura dando sensación de envejecimiento.
  • Esta postura, es una de las más dañinas, pues daña toda la estructura de la columna y hombros.
ergonomia pamplona
malas posturas ergonomia
  1. Toda la espalda, hombros y cabeza se abalanzan sobre la mesa.

Estas son las incorrecciones posturales que se generan con esta postura.

  • Si bien en esta postura el daño lumbar es de menor importancia, no por ello la espalda quedará libre de cargas, estropeándose sobre todo la zona de hombros y cuello
  • Los hombros se adelantan provocando un tirón de los trapecios y el cuello.
  • Con el tiempo la anteriorización de los hombros irá quedando fijada en la vida cotidiana, provocando además de un afeamiento en estructura corporal, un estado de posible abatimiento mental, una sensación de cansancio y malestar.
  • El espacio cervical se recoge por detrás, dejando menos sitio para las vertebras y los discos.
  • Esta postura favorece la creación de la cifosis, la anteriorización de los hombros, el cierre del espacio cervical y dañará la zona de hombros y cuello.
  • Es una postura también forzada para las muñecas y el brazo en general, pudiendo también provocar tensiones en sus articulaciones.

SOLUCIÓN PARA ESTOS PROBLEMAS

 

La solución que desde la reordenación de la postura planteamos, para evitar este desorden postural es la banqueta, que siempre han planteado los ergónomos. Sirve para elevar los pies del suelo y poder mantener la postura correcta, apoyando pies y espalda sin esfuerzo.

Sin embargo lo que durante años hemos podido constatar y cualquier usuario ha comprobado en su experiencia, es que dicha banqueta, no es compatible con el movimiento natural del cuerpo durante la actividad laboral, ya que no se pueden mantener los pies quietos y fijos durante 8 horas laborales, ni tan siquiera, y para ser más exactos, durante media hora seguida.

En cuanto vamos a coger un teléfono o un bolígrafo y desplazamos el tórax hacia un lado, el pie pierde el apoyo. Después hay que ir a buscar la banqueta, para que si hemos movido la silla en esa búsqueda unos centímetros, la banqueta ya quede demasiado lejos….En fin, una serie de incomodidades, que el usuario, ante la presión laboral, no puede permitirse.

Así pues, vemos las banquetas en casi todas las oficinas, pero sin utilizar en la mayor parte de los casos. El usuario la coloca y sabe que tendría que utilizarla, pero simplemente no es posible. No es un producto de la dejadez de todos los usuarios sino que no es viable, dado que hay caderas más anchas que otras, personas que necesitan estirar las piernas más que otras, diferentes larguras de las piernas y a unos les queda corta y a otros demasiado alta.

La necesidad de una mejoría en el apoyapiés habitual es casi urgente, ya que como todos sabemos es una herramienta ergonómica necesaria para todas las personas de menor estatura.

Lo que hemos creado dentro del concepto de la reordenación de la postura es un apoyapié integrado que respeta todos estos factores, mientras permite la movilidad total de pies y piernas.

VENTAJAS DEL APOYAPIES

 

  • El usuario puede mantener los pies siempre sobre la plataforma, en cualquier postura que incorpore, manteniendo plena libertad de movimiento en las piernas y en los pies, mientras se garantiza la postura correcta.
  • Tiene la suficiente anchura como para que no haya problemas con el ancho de la pelvis y por tanto con la disposición natural de las piernas de cada individuo.
  • Tiene también 3 posibilidades de elevación, con lo que es apta para alturas desde 1.54 cm a 1.78 cm.
  • La plataforma se recoge sobre las patas de la silla, con un sistema de elevación, sin ocupar espacio.
  • Se extiende hasta la largura máxima de cualquier pierna, de las personas que la necesitan.
  • Al estar unida a la silla, va donde esta vaya, lo que permite no perder nunca el apoyo.
  • Sirve para todo tipo de sillas de oficina, pudiéndola cambiar de una silla a otra.

Hola , Contáctanos

Dinos en que podemos ayudarte

948 267 653