Adhara

La Metodología Rípodas se basa en las tésis de Miezères y Bertherat. Dos técnicas que Nekane Rípodas aprendió en la escuela de diafroterapia junto a Malen Ciceron, alumna de Miezères y Linda Jent, alumna de Bertherat.

La aportación de Miezères, fue el descubrimiento de que los músculos trabajan de forma encadenada. Descubrimiento que ella practicó con cientos de clientes en su clínica suiza, y que después envió a la Universidad de la Sorbona para que fuera impartido. Miezères trabajó y enunció el encadenamiento posterior incluyendo en él el trabajo de brazos, rotación externa de rodillas, psoas, escalenos, esternocleidomastoideos, pectorales y de los pies. Los trabajó dentro de su relación con el encadenamiento posterior.

Nekane Rípodas estudió y trabajó las conclusiones de Miezères, reordenó alguna de estas tesis y elaboró otros 8 encadenamientos nuevos, tanto sus encadenamientos como el encadenamiento posterior de Mezzieres los dividió en : el lado derecho y el lado izquierdo. Esto es un hecho constatado en todos los cuerpos, ya que desde bebes somos diestros. Por tanto, el lado derecho se ocupa de funciones de movilidad y el lado izquierdo de funciones estáticas. Es por eso, que resulta imprescindible atender a esta especificidades de una forma muy precisa si queremos reordenar la forma corporal.

El Método Rípodas se basa en la reordenación de los ejes antero-posteriores, superior-inferior y lateral derecho e izquierdo. La asimetría que existe entre el lateral derecho e izquierdo entre los diestros, es un trabajo  de exquisita posición ya que afecta a cada uno de los encadenamientos dando la impresión a veces de que el lado derecho e izquierdo del cuerpo, desde los pies hasta la cara, fueran medios cuerpo diferentes pegados en un mismo centro.

El objetivo es lograr una postura correcta con las curvas de la columna suavizadas con equilibrio entre los tres ejes, con elasticidad muscular y con plena capacidad para el desarrollo de la  bipedestación sin cansancio, así como la  realización  todo tipo de movimientos sin que esto genere ninguna tensión. Objetivo que conseguimos en el 99% de los casos, dado que siempre que mejoramos la forma mejoramos la función.

 He visto a lo largo de miles de casos que la postura errónea no  está determinada. Es una cuestión de actitud y de vicios posturales, debido a nuestras funciones posturales, posicionamiento ante la vida. Todo esto es corregible, y prácticamente todas las personas pueden tener una postura más correcta  liberándose de esta forma  de las tensiones del sistema locomotor.

—Nekane Rípodas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies